Sellado por inducción

El sellado por inducción es el sistema más limpio y seguro para el cierre de envases de cualquier tipo y para cualquier industria. Evita las fugas del producto durante el transporte y ofrece total garantía de inviolabilidad al consumidor final.

El sistema de sellado de envases por inducción es un sistema limpio y sin contacto a través del cual un opérculo o 'disco' de aluminio queda pegado a la boca de un envase.

Fue desarrollado hace más de 35 años y originalmente pretendía prevenir la fuga de productos químicos de las botellas de plástico. Ahora es el único proceso que puede ser utilizado con casi cualquier tipo de envase y cierre para el sellado de alimentos, bebidas, medicinas, disolventes, agroquímicos...

En primer lugar, para sellar un envase es imprescindible la existencia de una tapa, y esta no puede ser metálica. El disco de inducción debe estar ya colocado dentro de la tapa. Una vez cerrados los envases con la tapa -y su correspondiente disco de inducción-, estos deben pasar por la selladora de inducción. El campo electromagnético generado por el cabezal de la selladora de inducción penetra en la tapa, calienta la lámina de aluminio que, a su vez, funde la fina película de polímero del disco. En pocos segundos, al dejar enfriar el material, el disco quedará pegado a la boca del envase.

Este tipo de cierre eliminará fugas del producto, ofrecerá seguridad -ya que evitará manipulaciones-, alargará la vida del producto y, en general, realzará la confianza del cliente en su producto.

Funcionamiento del cabezal o bobina de la máquina de inducción:

Esta parte de la máquina es la que transmite el campo magnético y puede ser de dos tipos: bobina plana o bobina en túnel. La bobina en túnel tiene la ventaja de situar la botella en el centro y a menudo tiene un campo más uniforme y profundo alrededor de la tapa. Esto hace que resulte especialmente apropiada en cierres en los que el revestimiento del sello por inducción se encuentra muy adentro, por ejemplo: tapas de bebidas deportivas y a prueba de niños. Las bobinas planas son más universales y apropiadas para utilizar en máquinas para rellenar que utilicen diferentes tamaños de tapas.

Requisitos para un buen sello por inducción:

El secreto de un buen sellado por inducción está en que llegue la cantidad correcta de calor al aluminio y que se distribuya de manera uniforme por toda la superficie. Por lo que es importante que se gradúe bien la potencia del sellador término, la distancia entre la tapa y el cabezal de sellado y la velocidad de la cinta transportadora.

Aplicaciones que tiene este tipo de sellado:

En el sector industrial es un sistema muy utilizado por su fiabilidad y buen acabado que ayuda a mantener el producto en su máxima calidad por más tiempo.

Algunos de los campos en los que se utiliza son:

Tipo de industria Productos envasados y sellados por inducción.
Agroquímica Abonos, fertilizantes, funguicidas, insecticidas, pesticidas, plaguicidas, etc.
Alimentaria Aceites, cafés, complementos vitamínicos, dietética, condimentos, especias, frutos secos, frutas, nutrición, salsas, preparados, siropes, etc.
Automoción Aceites de motor, anti-congelantes, limpiadores, etc.
Bebidas Agua embotellada sin gas, batidos, refrescos sin gas, vinos zumos, etc.
Cosmética Cremas, champús, jabones, lociones, tratamientos capilares, etc.
Farmacia Analgésicos, comprimidos, dentífricos, jarabes, pastillas, vitaminas, etc.
Lácteos Batidos, leche, yogures, kéfir, etc.
Química Aceites, ácidos, aditivos, colorantes, detergentes, jabones, productos de limpieza, suavizantes, tintas, etc.
Veterinaria Cereales, higiene, vacunas, etc.